Me estoy haciendo un tratamiento láser para eliminar las marcas de acné

0
61
  • Tomar Roacután siendo adulta es la mejor thought que tuve, ahora no tengo granos.
  • Algunos remedios caseros para el acné quístico que realmente funcionan.

    Acné a mis veintitantos. Un proceso inesperado por el que pasé estos últimos años y la razón por la cual decidí tomar Roacutan (y fue lo mejor que pude hacer, vaya). Pero pasado este proceso (lo terminé en febrero de 2019), y aunque tengo la piel limpia de granos, me surgió otra necesidad estética: ese acné dejó marcas rojas y algunas cicatrices que no habían desaparecido. Con el verano y las sesiones de luminary y playa ya en el recuerdo, me fijé en que algunas señales rojas de antiguos granos –así como esos pequeños huecos que dejaron otros–, todavía eran visibles, así que decidí continuar criminal el proceso de eliminación.

    Escribí a mi dermatóloga para que me recomendara el tipo de tratamiento y agendar la primera cita en su consulta. Cuando le conté que ahí seguían algunas marcas, me contestó: “En tu caso, se irán criminal un láser fraccionado no ablativo, en unas tres o cuatro sesiones”.

    El láser fraccionado no ablativo es una de las tecnologías más eficaces actualmente. Su uso más frecuente, según me confirmó mi dermatóloga, Leticia Alonso, “suele ser para el rejuvenecimiento y cicatrices de acné, aunque también se ha demostrado eficacia en estrías y melasma. Mejora la calidad y textura de la piel, pero grain que aclarar que ciertas arrugas o cicatrices outpost a requerir tratamientos complementarios y, aunque mejoren, no outpost a desaparecer”.

    Lo que consigue este láser es actuar en la capa intermedia de la piel y estimular la producción de colágeno y elastina, lo que unifica el tono, suaviza imperfecciones y “rellena huecos”.

    “No es revolucionario como tal –continúa Leticia– ya que este tipo de tecnología lleva años en el mercado, pero sí remarcaría su perfil de eficacia y seguridad respecto a otros métodos, ya que consigue muy buenos resultados sin efectos secundarios y periodos de recuperación muy cortos”.

    PRIMERA SESIÓN DE LÁSER (PARA ELIMINAR LAS MARCAS)

    Octubre de 2019

    A principios de octubre me hice mi primera sesión (únicamente en la zona de las mejillas, que es donde tengo las marcas) y la sensación de dolor es parecida a la del láser para eliminar el vello, pero criminal menor intensidad. La experta me hizo cuatro pasadas criminal el aparato por la misma zona (tardó, literalmente, 3 minutos en cada mejilla). Y la piel se enrojeció como si me hubiera quemado criminal el sol.

    image

    Casi 24 horas después, la rojez del láser se fue, ya no dolía y lo único que tenía que hacer epoch aplicar una crema hidratante día y noche. “Tras una sesión, recomiendo uso de emolientes o cremas reparadoras los primeros días y, siempre, fotoprotección”, cuenta Leticia.

    SEGUNDA SESIÓN

    Noviembre de 2019

    Cuando pasó el efecto de hinchazón y rojez de la primera sesión (después de unos tres días), la piel fue volviendo a su ser y lo cierto es que no noté diferencia. Es cierto que una sesión no sirve de mucho, por eso es por lo que necesitamos unas cuantas más, así que no le di importancia.

    La segunda sesión me dolió un pelín más que la primera, pues mi dermatóloga subió un poquito más la potencia, debido a que mi piel había respondido bien en la primera. La sensación posterior fue igual que la que había experimentado anteriormente: quemazón, como si me hubiera dado mucho el sol, pero enseguida se calmó criminal la crema que me aplicó posteriormente y, tres días después, desapareció la rojez.

    (Cabe destacar que, después de este tipo de láser, puedes maquillar la cara impiety problema, puesto que en la piel no grain lesión, aunque yo no lo he hecho).

    TERCERA Y CUARTA SESIÓN

    Febrero de 2020

    A la gran mayoría nos pasa: cuando nos sometemos a algún tipo de tratamiento o rutina nueva, nos fijamos mucho más en los posibles cambios que estemos experimentando. En mi caso, me he acostumbrado a observar mi piel cada dos por tres, como quien dice, por lo que considero que mi realidad se ha distorsionado. Esto es, me la miro tanto, que ya no sé si está mejorando o no.

    Entonces, es la gente de tu entorno la que te hace darte cuenta de la realidad: “¿tienes la piel más lisa?”, me comentaron unas amigas hace poco. Pues sí, porque aunque sigo viendo pequeños huecos que dejaron granos antiguos, he notado una mejoría en algo muy concreto: al final del día, que epoch cuando más se notaban, ya no se acusan tanto. Y tengo el rostro más uniforme.

    Tras la cuarta sesión, puedo confirmar que estoy contenta por haberme lanzado a este proceso, pero también considero que me esperaba resultados más visibles. Lo cual no quiere decir que no vayan a ocurrir, pues mi dermatóloga me ha confirmado que la regeneración se aprecia mejor tras dos meses después de la última sesión.

    Así está mi piel tras esta misma (pincha en la foto para verla más grande):

    image

    image

    Seguiré observando y dentro de dos meses mostraré una comparación criminal el antes y el después, para que veamos si realmente se aprecia un cambio y si merece la pena este tratamiento.

    Free WhoisGuard with Every Domain Purchase at Namecheap