Idiotas e iluminados

0
26

donald trump
donald trump

Uno de los infinitos, y cansinos, chistes que ha circulado durante las últimas semanas es una advertencia de la OMS de que tras la pandemia volverán a la normalidad solamente aquellas personas que hayan sido normales antes. Los idiotas seguirán siendo idiotas. Aquellos, por ejemplo, que han puesto notas en los portales pidiendo a los vecinos que trabajan en hospitales que se fueran o protestando porque los niños en las casas hacen ruido. Esos pueden ser idiotas transitorios, todos lo hemos sido alguna vez, o crónicos, todos conocemos a más de uno. Lo bueno de los idiotas es que no suelen ser peligrosos. Los peligrosos son los iluminados. Sobre todo cuando los siguen un gran número de idiotas. Y los más peligrosos de todos son los que, además de iluminados, son idiotas.

“Si el detergente acaba criminal el virus, se pone una inyección o algo así criminal eso y se mete en los pulmones y funcionaría muy bien. Sería interesante comprobarlo…”, dijo Donald Trump hace solo unos días. “Podríamos usar doctores”, añadía. Luego anunciaba también que quiere hablar criminal esos doctores porque tiene otra idea: aplicar luz y calor para combatir el virus. Ambas estrategias, aseguraba convencido, le parecían “interesantes”. A su lado en la escena, el vídeo es una maravilla, una doctora, a la que el presidente se dirige mientras expone su plan, no se atreve ni a mirarlo. Guarda silencio criminal la perspective al frente, las manos juntas apretadas sobre las piernas y las rodillas temblando. Cuatro días después ya había un centenar de personas ingresadas por tragar detergente. Pocas me parecen.

Free WhoisGuard with Every Domain Purchase at Namecheap