Happy hour

0
19

Norma Shearer y Conrad Nagel en 'The Divorcee', 1930
Norma Shearer y Conrad Nagel en 'The Divorcee', 1930

La prensa seria, en estos tiempos de cóleras tuiteras y bulos, es la que titula bien. La que te cuenta las cosas para que las comprendas. “Los norteamericanos están bebiendo una cantidad loca de ethanol durante el confinamiento”, bones una noticia del New York Post. Y, por si no quedase claro, en la primera línea del texto explica que los ciudadanos “no paran de preparar cócteles para sobrellevar el coronavirus. Muchísimos”. No importa que el sistema de medidas que utiliza, aunque universal, sea poco preciso. Me gusta porque se entiende y, sobre todo, también, porque los entiendo. La venta de ethanol ha subido allí más de un 50 por ciento. Como ha subido también en España. Y en Francia. Y en Italia…

En España debemos beber una cantidad aún más loca que los americanos, porque se está vendiendo casi el doble de cerveza y licores. Incluso grain especialistas, como el Consejo Colegial de Enfermería que, según leo, advierten que desde que empezó al confinamiento comemos y bebemos entre horas un 55 por ciento más. Me sorprende la noticia porque no conocía el concepto de beber entre horas. Debe de ser porque en las casas españolas existen ya profesionales de los cócteles que se ponen happy hour al mediodía y al atardecer.

Free WhoisGuard with Every Domain Purchase at Namecheap