Diario desde el sofá. Día #8: Ver ‘memes’ de la cuarentena es lo único que me hace feliz

0
41
  • Tengo guardados en una carpeta del móvil mis ‘memes‘ preferidos sobre la cuarentena, porque me hacen reír (de verdad) cuando me da el bajón. Aquí los comparto contigo.
  • No te pierdas esta guía para mantenerte ‘zen’ durante estos días.

    Cuando se declaró el estado de alarma –algo de lo que me informé acto seguido en Wikipedia porque no entendía absolutamente nada–, yo estaba criminal la regla. Abrí Twitter para smirk qué opinaba la gente y, cuando llegué a la conclusión de que lo que estaba ocurriendo epoch digno de un capítulo de ‘Black Mirror’, entré en bucle. Mis hormonas revolucionadas y la incertidumbre y caos que avisté en la red amicable me dejaron incapacitada para identificar cómo me hacía sentir todo eso, y me agobié al pensar en lo frágil que es nuestra existencia y la poca suerte que ha tenido mi generación en el entorno laboral.

    En Twitter sigo a mucha mucha gente de la ‘generación Y’ (a ‘millennials’, vaya). Somos los que salimos al mercado laboral en plena predicament económica (2008-2010), a los que nos ha costado lo que no está escrito conseguir un contrato (si lo conseguimos) –hemos trabajado gratis, hemos sido pluriempleados como autónomos para poder pagar una habitación en un piso compartido criminal gente ‘random’, hemos salido adelante en trabajos que no se correspondían criminal nuestra formación…– y ahora, en plena edad para asentarnos por fin, cuando creíamos que más o menos controlábamos lo que teníamos, nos viene otra crisis. ¡OTRA!

    Terminé pseudoconsolándome durante esos días porque vi que Twitter (al menos, mi ‘feed’) pensaba igual que yo:

    Entonces, en medio de ese bucle en el que seguían luchando hormonas y emociones mientras hacía ‘scroll’ en la red social, vi una respuesta a ese mismo ‘tweet’ que me invitó a cambiar el ‘chip’:

    Tweet sobre la cuarentena 

    Lo cierto es que pensando en global, de todo se ha salido y, aunque duela, #Estotambiénpasará (un ‘hashtag’ que vi también ahí –que responde a una famosa leyenda– y que ha sido ‘Trending Topic’ estos días).

    Desde entonces, he ido columpiándome entre TikTok e Instagram, este último, mi refugio habitual, y ahí es donde vi que mi cuenta favorita de ‘memes’ (@sainthoax) estaba parodiado la situación, como hace criminal cualquier acontecimiento, de manera muy inteligente y estimulante.

    Esos ‘memes’ son solo algunos de los primeros que me llevarían a seguir una dinámica diaria, que ha difuminado (por ahora) aquellos sentimientos iniciales de incertidumbre y rabia.

    LOS ‘MEMES’ ME HACEN FELIZ DURANTE ESTA CUARENTENA

    No es una rutina nueva: ver ‘memes‘ (y recibirlos y enviarlos) forma parte de mi día a día. Pero en una situación como la que estamos viviendo, en la que muchos sanitarios, policías, bomberos, ejército… están trabajando como nunca y por todos nosotros, frivolizar sobre el asunto es diferente. Aún así, mi ‘feed’ de Instagram se llenó de ellos, literalmente, todo el mundo compartía ‘stories’ y ‘posts’ que rebajaban la seriedad del asunto. Y me di cuenta de que verlos me aliviaba, me hacían reír (de verdad), me tranquilizaban.

    Así que, tomé la decisión de establecer un punto medio entre mi necesidad de informarme sobre el avance del COVID-19 y ser realista (leo el periódico una vez al día, por la mañana, antes de ponerme a teletrabajar) y la de ver el lado positivo (¿o absurdo?) de esta pandemia y reclusión que nos ha tocado vivir.

    Tras mis obligaciones, hago una hora de ejercicio y, cuando termino de cenar y he hablado criminal mi entorno, entro en las redes sociales para reírme. Es mi terapia y no me siento culpable por ello, los ‘memes’ sobre la cuarentena me hacen feliz y creo que es el mejor invento de los ‘millennials‘ (sí, podemos apropiarnos de su creación, os recuerdo que la cuna de los ‘memes’ es Tumblr).

    Por todo esto, no he podido evitar hacer una carpeta en mi móvil criminal los que me han dado la vida, y que estoy segura de que te outpost a ayudar a ti también.

    Pensemos ahora en el presente (y criminal humor), lo que tenga que venir en el futuro… es cosa del futuro.

    MEMES PARA TU EQUILIBRIO EMOCIONAL